domingo, 24 de junio de 2007

Gardel: 72 años no es nada


Rendirán tributo a Carlos Gardel en Festival Internacional de Tango
Considerado el más importante tanguero del Siglo XX.


Charles Romuald Gardés perdió la vida el 24 de junio de 1935 en un accidente aéreo en Colombia, perdiéndose así una gran figura, leyenda y parte esencial de la mejor música popular.
México, D.F.- El cantante Carlos Gardel, considerado el más importante tanguero del siglo XX por temas como “A media luz” y “Adiós muchachos”, será homenajeado en el marco del Festival Internacional de Tango de Medellín, con motivo de su aniversario luctuoso número 72.
Músicos, cantantes y orquestas de Colombia y Argentina participan en el Festival Internacional de Tango de Medellín, en cuyo marco se rendirá un homenaje a Carlos Gardel.
La celebración se prolongará durante 11 días en parques y calles de la ciudad. El domingo 24, cuando se cumplen 72 años del fallecimiento del llamado “Zorzal Criollo” o “Morocho de Abasto”, se registrará un enorme espectáculo en su nombre, en la Plaza Gardel del Aeropuerto Olaya Herrera, donde murió el cantante en 1935.
Los organizadores anunciaron la presencia de reconocidas agrupaciones que ya han confirmado su presencia en las jornadas musicales.
Charles Romuald Gardés perdió la vida el 24 de junio de 1935 en un accidente aéreo en Colombia, perdiéndose así una gran figura, leyenda y parte esencial de la mejor música popular y símbolo de su patria adoptiva, Argentina.
Apodado “El Morocho del Abasto”, Gardés nació el 11 de diciembre de 1890 en Toulouse, Francia; aunque algunos aseguran que nació en Tacuarembo, Uruguay.
A la edad de tres años, su madre, Berthe Gardés, lo llevó a Buenos Aires, para asentarse en los barrios bajos de la zona porteña, frente al Río de la Plata.
Gardés fue un muchacho temperamental e irascible que se desempeñó desde muy joven en una multitud de oficios para ayudar a su madre; cantó en las esquinas de las calles y en reuniones, deleitando a sus espectadores con una voz de timbre muy peculiar y agradable. Por esa época un nuevo ritmo triste, pero bailable llamado tango, se puso de moda, por el cual, se sintió atraído y decidió probar suerte con este tipo de música.
Con este fin, cambió la “S” final de su apellido en un intento de latinizarlo y se dispuso a buscar trabajo. En 1908, cuando destacaba como cantante José Razzano “El Oriental”, Gardel se da a conocer haciéndose llamar “El Morocho del Abasto”.
Años más tarde, ambos formaron un dueto que duró 15 años. Tras la enfermedad de José, Gardel siguió su carrera en solitario.
En 1917 grabó su primer disco y seis años después debutó en España. Entre 1930 y 1932 comenzó su carrera cinematográfica en París, Francia. Se inició como actor en 1933 en Nueva York, donde participó en varias películas destinadas a su lucimiento como cantante.
Entre su filmografía destacan “Encuadre de canciones” (1930), “Luces de Buenos Aires” (1931), “Espérame” (1932), “Melodía de arrabal” (1932), “Cuesta abajo” (1934), “El tango en Broadway” (1934), “Tango bar” (1935), “Cazadores de estrellas” (1935) y “El día que me quieras” (1935).
Es autor de tangos como: “Mano a mano” (1920), “Desdén” (1930), “Melodía de arrabal” (1932) y “Volver” (1935). Intérprete de “A media luz”, “Adiós muchachos”, “Alma en pena”, “Amurado”, “Arrabal amargo”, “Arrabalero”, “Ausencia”, “Bandoneón arrabalero”, “Barrio reo”, “Barrio viejo” y “Buenos Aires”.
También destacaron sus temas: “Bulincito de mi vida”, “Caminito”, “Caminito soleado”, “Chorra”, “Compadrón”, “Cuesta abajo”, “Dandy”, “Desdén”, “El día que me quieras”, “Farabute”, “Guitarra mía”, “Haragán” y “La canción de Buenos Aires”.
Asimismo, “La cieguita”, “La cumparsita”, “La última copa”, “La violetera”, “Lejana tierra mía”, “Madreselva”, “Mala entrada”, “Melodía arrabal”, “Mi Buenos Aires querido” y “Milonga sentimental”. “Milonguera”, “Por una cabeza”, Recuerdo malevo”, “Rubias de Nueva York”, “Silencio”, “Soledad”, “Sus ojos se cerraron”, “Taconeando”, “Tango argentino”, “Tomo y obligo”, “Uno y uno”, “Volvió una noche” y “Yira yira”, también formaron parte de su repertorio musical.
Charles Romuald Gardés perdió la vida el 24 de junio de 1935 en un accidente aéreo en Colombia, perdiéndose así una gran figura, leyenda y parte esencial de la mejor música popular y símbolo de su patria adoptiva, Argentina.