viernes, 3 de abril de 2009

Conversación con José Pedro Aresi




Conversación

con

José Pedro Aresi
.........................
Aquí una presencia, José Pedro Aresi, ha vivido y sentido Buenos Aires y al tango. La ciudad y su música se confunden para definir ese término, que es un estado del alma, el ser porteño, del cual se siente muy orgulloso. Ser porteño es estar afincado en a ciudad pero también estar dispuesto a salir.
Fotografías, crónicas, el tango de los cuarenta son una presencia que Aresi nos relata y así nos abre un conocimiento sobre esa topografía citadina
Aquí en sus palabras destila la perdurabilidad de esa ciudad y de su música tan presente a pesar de tantos cambios. Aresi describe a su Buenos Aires y los rincones que ama, En síntesis la ciudad ha sido suya, y la música ha sido suya que es una manera de ser testigo y de decirnos: yo estuve aquí.


Víctor Bustamante: Elabóranos un perfil de José Pedro Aresi como cronista del tango
José Pedro Aresi: Yo he sido principalmente un testigo del Tango de los cuarenta y los cincuenta. Las crónicas o semblanzas que luego escribí, son el resultado de una comunión de mi persona con la música de Buenos Aires.Existen pasiones que se exaltan, tan pronto se escarba en la intimidad de nuestro ser. En mi caso, ello sucede con “Buenos Aires”, cuyo cielo me vio nacer y el Tango, la música de mi pueblo. ¡La que siempre acompañó mi vida!Para mí, Buenos Aires no es una mera geografía, sino la sumatoria de “grandes y pequeñas” cosas que edifican el altar donde se inmola mi alma, porque a mi ciudad la viví y sentí desde “purrete” y en ella aprendí el difícil oficio de ser argentino.No se trata de un compromiso de amor; es el amor mismo. Esa identificación se produce tan pronto dejé la cuna y se acrecentó luego, escuchando cantar a Gardel en grabaciones que surgían de la sonoridad de una “vitrola”. Más adelante, fueron las orquestas de Francisco Lomuto, José García y sus Zorros grises y “Los Indios” de Ricardo Tanturi, las que fortalecieron mi adicción primera. Así crecí entre tangos, milongas, valses y el cariño entrañable de mis padres, en un hogar obrero, donde todo se conseguía a fuerza de sacrificio.Luego la juventud me acercó a los bailes de los clubes de barrio y en los salones y confitería danzantes del centro de Buenos Aires, consolidé mi pasión por el tango. A todo esto debo sumarle la influencia paralela ejercida en mí, por el sainete y la revista porteña.

VB. Veo en la página WWW. Buenosairesantiguo, muchas fotografías memorables sobre Buenos Aires ¿por qué esa persistencia? ¿Nostalgia?
JPA: El título del Sitio sobre el cual me preguntás, lo dice todo: “Buenos Aires Antiguo” y a esta joya urbana enclavada en lo más austral de nuestra América, no solamente se le debe cantar o glosar; también debemos mostrarla y agasajarla con imágenes que la recreen y permitan volver a vivir y gozar
Buenos Aires es una mezcla de bohemia cultural, deportes y tango, a la vez que se resume en ella una calidez muy especia, con sabor y olor a “feca porteño”. Es precisamente ese conglomerado el que invita a perpetuar en fotos el color de sus barrios, el amor de la piba con trencitas rubias y la sensible sabiduría que exhalan sus calles.
Porteño deriva de “puerto”, lugar que le permitió a “Buenos Aires”, ser la vitrina de una tierra buscada por muchos para encontrar en ella, paz y progreso. El suelo de lo que hoy es mi ciudad, es el mismo que besaron nuestros mayores al desembarcar aquí, con la esperanza de un mañana venturoso, pero llorando en silencio el ayer que dejaron allá “en el otro lado del ancho mar”. En mi caso particular: En el cielo límpido del “pie del monte” o en la brumosa “risaia lombarda” - ¡Madunina d’ Or!

VB: Siguiendo con el tema ante el destrozo y destrucción de la memoria, ¿qué tanto Buenos Aires perdura en la realidad?
JPA: No creo que en el “hombre”, tal cual lo concibe Aristóteles”, se pueda destruir la memoria. Nada de lo vivido se olvida. A lo sumo se esconde en un rincón muy personal, pero nunca se podrá ser amputado.
Esto sucede cuando el “hombre” se pertenece y elige su modo de vivir. Por eso mi ciudad no se olvida, precisamente porque para el porteño, ella forma parte de su propia existencia.

Buenos Aires ……….
hija de gaita casada con un tano fiolo,
la mejor serenata te la dio un bandoneón,
bordando en el aire, letras donde Discépolo
lo entregó todo, regalando amor
Las luces del centro realzaron tu rango
y en tu cielo el tango apiló su emoción.
Fueye cadenero de una y mil citas,
que se trepó a los patios y a la calesita

Tal cual yo mezclo cosas, así de desordenados somos los porteños; que nacimos bajo un firmamento que se refleja en el sublime color de nuestra bandera; la que nos acaricia y abraza con toda la dulzura que solamente una madre puede brindar.Junto al desorden de nuestras vidas, nace precisamente el Tango, quien se escabulle audaz y grosero, para encender la noche de nuestros sueños e iluminarla con música y una poesía plagada de versos que arrugan frente al amor y hacen “pata ancha” ante la injusticia de los hombres.
Es por ello que pretendemos perpetuar la memoria, para que ella nos ayude a recordar.

VB: ¿Cuáles son los grandes fotógrafos de Buenos Aires?
JPA: Tal cual sucede con todo aquello que se pretenden preservar, existen grabados de la ciudad que fueron compendiados en la edición latina del año 1599 del libro de Ulrico Schmidel o Schmidl y acuarelas – la mayoría de ellas anónimas – que muestran al Buenos Aires de comienzo del siglo XV.
Más tarde, diversos dibujos y óleos fueron dejando muestras de su historia. Artistas como Carlos Enrique Pellegrini, Mariano y Francisco Fortuny, el inglés Emeric Essex Vidal y el francés Juan León Palliere, fueron unos de los tantos que trabajaron en tal sentido. Tampoco debemos olvidar la importancia obra de la pintora francesa Leonie Matthis.
Bien puede decirse que “la Reina del Plata” ha sido plasmada desde el nacimiento de la fotografía. Fotógrafos argentinos y extranjeros que arribaron a sus costas, reflejaron en sus obras el encanto de la ciudad.
Ya en la década del treinta, surge con fuerza, la figura emblemática de Horacio Coppola que fotografió a Buenos Aires, con espontaneidad. En sus fotografías, él toma a la propia ciudad como su gran personaje y capta a sus habitantes, las luces de sus noches, las grandes tiendas, sus calles y lugares más reconocibles, logrando así que cada una de sus imágenes “sea una obra de arte en si misma”.
Horacio Coppola nació en el año 1906 y según tengo entendido, aún hoy continúa su largo sendero de vida, por lo cual vale desearle: ¡Larga vida maestro!
A este nombre, se pueden agregar – entre otros - los de Ricardo Sanguinetti, Facundo de Zuviría, Sara Facio, Pepe Fernández, Sameer Makarius, René Burri, Raquel Bigio, Mario Muchnik y Grete Stern..

VB: ¿Qué sentís mirando esas fotografías de un Buenos Aires que ahora es otro?
JPA: Yo diría que Buenos Aires, intrínsicamente, no es otro. Somos nosotros los argentinos y en especial los porteños, quienes hemos cambiado. El modernismo arrasó con las mejores costumbres de un pueblo espiritualmente sano y laborioso.
La ciudad en sí, gusta aún hoy del suave trinar de los gorriones e inconcientemente rinde culto al pasional amor de la Mireya, en tanto guarda en su seno el olor y el sabor de un alucinante “CHE” porteño.

VB: ¿Cómo relacionas esas fotografías con el tango?
JPA: No es necesario relacionarlas, porque Buenos Aires está integrada de lleno con el Tango. Que se entienda bien: ¡Buenos Aires es Tango! y siempre se ha sentido y se siente aún hoy, atrapada por un fueye que cuenta sus penas y lo único que extraña es aquél alegre tranvía que un día se fue y aún no ha vuelto.
El filósofo dijo: “la ciudad es la comunidad procedente de varias aldeas”, mientras que yo pienso que Buenos Aires es un enclave situado junto a un río de plata vieja, con cuarenta y ocho barrios engarzados en el platino de un tango.

VB: La música es lo único que perdura ante esa destrucción de un lugar vital, las calles, los cafés, los salones de baile. Pero la música, en este caso, el tango instala de manera inmediata esas ausencias paralelas con el recuerdo, con los tangos que expresan ese momento.
JPA: Mi generación ha sufrido en cierto momento, la pretensión de desarraigar al tango, pero gracias a la permanencia de algunos reductos tangueros, a la labor de instituciones como la Academia Porteña del Lunfardo y a la presencia, no siempre valorada, de algunos comunicadores radiales y televisivos, hemos podido resistir los embates y aquí estamos “vivitos y coleando”.
Vale igualmente dedicar un párrafo especial a tantos poetas y compositores de tangos, que hicieron posible que esa aviesa intención resultara menos traumática, pues ya sea silbando, tarareando o cantando en voz baja las obras por ellos creadas, el pueblo siguió transitando las calles de su ciudad, acompañado por la música y la poesía que los sedujo para siempre: el Tango.

VB: Me explico solo te gusta un solo momento del tango o varias épocas. ¿Lo sentís así?
JPA: Todas las épocas del tango han sido fascinantes, pero lógicamente mis recuerdos están ligados al momento que me tocó vivir, como joven que comenzaba a descubrir los misterios de la noche. Para mí la década del cuarenta es inolvidable.

VB: ¿A Gardel no es mejor recobrarlo de otra forma, como gran compositor de música, como un verdadero icono del tango y de Argentina. Lo demás es secundario?
JPA: ¡Claro que sí!. A nuestro Morocho del Abasto se lo puede recordar de mil maneras. Era un artista polifacético y como tal, digno de ser analizado en cada una de sus matices.
Uno de esos aspectos es la veta del Gardel compositor, una cuestión que injustamente se ha mantenido relegada, si bien en los últimos años se ha revertido la situación.
Es compresible que el misterio de su voz, plena de musicalidad y melodía, haya opacado otros particulares de su obra, pero no por ello se debe postergar el reconocimiento de su condición de creador de temas musicales de excelencia.Hoy en día, en cualquier espectáculo artístico-musical es común escuchar, como obra principal de ejecución o como música de fondo que embellece el entorno, canciones y tangos compuestas por nuestro querido Zorzal.
Y en esta apreciación parece darme la razón Raúl Garello: (bandoneonísta y director de la Orquesta de Tango de Buenos Aires), cuando dice: “La música tiene de vez en cuando manifestaciones geniales: Duke Ellington, Edith Piaf, Atahualpa Yupanqui y, por supuesta, Carlos Gardel. No sé si después de él hay una instancia superadora, en todo caso en la música no se trata de confrontar sino de sumar y si el tango tiene tres columnas, Gardel es seguramente una de ellas. Sus dotes de cantor opacaron la veta de compositor que es la que personalmente más valoro. Me gustan mucho su incursión en la música campera y su interpretación de los estilos".
Al escuchar algunos tangos compuestos por Gardel ejecutados instrumentalmente, es cuando más puede apreciarse la importancia de su creación, pues en esas interpretaciones está ausente esa voz que no solamente emociona, sino que también no nos permite, apartarnos de la atracción que impone su melodía.
No es extraño entonces suponer que, en el caso de las composiciones gardeliana, no estamos frente a versos de Le Pera musicalizados por Gardel, sino ante música de Carlos a la cual Alfredo le puso letra.
Debo resaltar que la inspiración de Gardel no muere en las callecitas de su Buenos Aires querido, ni en estampas locales. Él traslada la composición a otros géneros musicales, con la misma sencillez, emoción y brillantez que nos regala en sus tangos.
De no ser así ¿Podría tener aún la vigencia que lo hace Inmortal?.

VB: ¿Cuál Gardel está impreso en tu alma, el showman, el cineasta, el compositor de música?
JPA: Debo confesar que en los primeros años de mi relación con Gardel, me cautivaba su voz y la vivencia porteña de los personajes que interpretaba en el cine y que todos nos empeñábamos en imitar.
Hoy puedo decir, sin duda alguna, que a Carlos lo valoro en todas las facetas artísticas que aún me sigue regalando.

VB: He leído varias notas tuyas sobre algunas calles de Buenos Aires ¿es la persistencia de la memoria?
JPA: Efectivamente, yo llevo muy grabado los recuerdos de mi tránsito por las calles de “Mi Buenos Ares querido”. Son vivencias imposibles de olvidar.
En él nací y si Dios quiere, desde su mismo corazón, espero tomarme el espiro “una cheno de descuido”, según el rante decir de Julián Centella.
Hoy cuando recorro las calles de mi ciudad, siento la persistencia de la memoria y la evocación. Lo hago con la tranquilidad de quien transita un terreno conocido. Llevo a cuesta los mismos problemas que normalmente soporta el resto de la gente. Camino ensimismado, pensando en solucionar cosas del momento y de las otras, esas que finalmente se convierten en permanentes.

VB: ¿Desde otro punto querés hacer lo de Gardel al cantarle a Buenos Aires o Borges poetizándole?
JPA: Ambas cosas. Lo lamentable es que me siento tan inferior a ellos, que ni me animo a intentarlo.
Carlos inmortalizó a Buenos Aires con su voz y la música que compuso para esas canciones, en tanto Borges lo hizo desde otro prisma.
Es sabido que el tango y Borges nacen casi por el mismo tiempo y los dos – cada uno a su manera – se confunden con Buenos Aires. La literatura de Borges, tiene el don de la palabra, pero también el encanto del sonido.
Carlos y Borges existieron. No creo que Gardel se haya ocupado de Jorge Luis, pero éste sí , más de una vez, pensó en Carlos, porque en el fondo fue un admirador silencioso del porteñismo que “El Morocho” exhalaba y tanto creo que es así, que – por no tan extraña coincidencia – Borges sitúa a su admirado Jacinto Chiclana en la geografía del barrio de Balvanera, olvidando por un momento a su amado Palermo.

VB: ¿Qué época de Buenos Aires está presente en tu memoria a propósito de tangos y de amigos y de grandes orquestas?
JPA: Para los tangueros, las décadas del cuarenta y del cincuenta han sido insuperables. La música popular había colmado la ciudad y durante todo el día desde la radio, las notas de tangos y milongas arrullaban nuestros oídos.
Los bailes eran una expresión popular y cada orquesta tenía su grupo de seguidores, todos ellos muy fanáticos y perfectamente mimetizados con sus músicos y vocalistas preferidos.
En aquellos tiempos, esos bailes eran amenizados en vivo por las llamadas orquestas “típicas”, que ejecutaban tango, en tantos había otras encargadas de tocar jazz. Así fue como se formaron binomios orquestales, que muy difícilmente se alteraban. Actuaban siempre juntos y la convocatoria preponderante corría por cuenta de la agrupación tanguera.
Como homenaje a los personajes de la noche de Buenos Aires – así al pasar – te “tiro” nombres relacionados con esos binomios: Aníbal Troilo y Héctor Lomuto primero y después con los Hawaian Serenaders que dirigía Osvaldo Novarro; D’Arienzo con Varela Varelita, Osvaldo Pugliese con el turco Ahmed Ratip y su Cotton Pickers, Ricardo Tanturi con los Santa Paula Serenaders, Alfredo D’Angelis con Barry Moral, Francisco Canaro con Feliciano Brunelli, Osvaldo Fresedo con Eduardo Armani, que a su vez eran socios en el “boliche” “Rendez Vois”. La memoria no me permite establecer fehacientemente quienes colaboran en las actuaciones de Carlos Di Sarli , Angel D’Agostino, Alfredo Gobbi, Miguel Caló, Horacio Salgán y Alberto Castillo (con su propia orquesta, ya desvinculado de Tanturi), pero sin embargo por ahí estarían rondando: Oscar Alemán , Panchito Cao , Ken Hamilton, René Cospito, el trompetista Esteban con la Savoy Jazz, Santa Anita (Ritmo en el Alma), y la San Francisco Jazz..
Como dato complementario y sabiendo cuanto significa para la gente de tango de Colombia Alfredo de Angelis y su orquesta, deseo remarcar que el lunes 1° de abril de 1946, cuando se inaugura a las 20 horas por LR1 - Radio El Mundo el programa de “El Glostora Tango Club”, durante la mañana había actuado en esa emisora la agrupación de Osvaldo Pugliese con sus cantores Chanel y Morán y que a continuación del debut en el “Glostora” del maestro de Angelis, se presentó - a las 21.05 horas - la orquesta de Ricardo Tanturi con la voz de Enrique Campos y treinta minutos después lo hizo Aníbal Troilo con sus cantores Alberto Marino y Floreal Ruiz. Todas estas actuaciones eran en vivo y las que se emitían en la noche, con la asistencia de público en la sala.
Entiendo que como ejemplo de la presencia del Tango en la vida de la ciudad, estos ejemplos son suficientes.

VB: En esos tres minutos que decís para una historia. ¿cual podría ser para ti el gran tango sobre Buenos Aires?
JPA: Un solo tango no compendia todas las vivencias de Buenos Aires. Por eso se debe recorrer el repertorio de las orquestas y ahí se encontrarán dispersos, versos que una vez unidos, permiten reproducir la verdadera historia de la vida social y cultural de la ciudad.
Desde el canto a la inmigración, el recuerdo del barrio, el de los distintos personajes de la fauna porteña y la evocación de noches pobladas de bohemia, todo confluye para acrecentar el recuerdo feliz de horas vividas no siempre bien, pero enraizadas en el contexto de valores y códigos personales.

VB: Has escrito sobre los cantores de Pugliese, ¿por que precisamente de él? ¿Qué nos decís de su orquesta?
JPA: Tomé a Pugliese, porque me pareció menos conocida la nómina de voces que actuaron con él y además como una forma de rendirle homenaje al hombre y al Maestro que fue Don Osvaldo. Ejemplo de vida y sobre el cual ya se había escrito mucho.
Osvaldo Pedro Pugliese fue un verdadero “laburante” del tango. Él es una de las figuras mayores de la cultura de Buenos Aires. Su presencia se refleja no sólo en la creación de obras, tales como “Recuerdo”, “Adiós Bardi”, “La yumba”, “El encopao”, “Una vez” y algunas otras, sino también en la elaboración minuciosa y sabia de un estilo inconfundible de ejecutar la música popular..

VB: Decime tu antología personal del tango, en estos aspectos
Cinco tangos instrumentales.
PJA: Siempre fui y soy aún hoy, contrario a limitar mis elecciones. Pero como el tiempo y el espacio no sobran, te diré que disfruto escuchando: “Comme il faut”, “Derecho Viejo”, “Si sos brujo”, “Gallo Ciego”, “Chiqué”, “Recuerdo”, “Pavadita” y tantos más.

Cinco tangos de ayer (hasta 1955) y Cinco tangos de hoy (después de 1955).

Entiendo se trata de tangos con letras y así vienen a mi memoria, “Silencio”, “Volver”, “Sur”, “Naranjo en Flor”, “La casita de mis viejos”, Solamente ella” y que me perdone Dios por la afrenta de no nombrarlos a todos.

En cuanto a los de “después de 1955”, mencionaré entre tantos, “Afiche”, “El último café”, “Sueño de Barrilete”, “Cordón”, “Café La Humedad”, “La última curda” ……

Cantor: (excepto Gardel) : Floreal Ruiz, Alberto Castillo, Enrique Campos, Roberto Chanel, Alberto Morán, Raúl Berón, Charlo
Cancionista: Nelly Omar, Susy Leiva, Libertad Lamarque, Tita Merello, Rosana Falasca
Letrista. Enrique Cadícamo, Homero Manzi, Enrique Santos Discépolo, Homero Expósito, Cátulo Castillo
Músicos: Enrique Mario Francini, Aníbal Troilo, Orlando Goñi, Alfredo Gobbi.
Orquestas: Aníbal Troilo, Osvaldo Pugliese, Carlos Di Sarli. Miguel Caló.

VB: Alguna vez le preguntaba a un amigo sobre una curiosidad, ¿por qué a los japoneses les gustaba tanto el tango?, que me podes decir de esto. Lo pregunto por la cultura tan distante y distinta.
PPA: Existen varias explicaciones sobre el particular, pero yo me quedo con la que hace ya treinta años me dio en New York, la pareja de un amigo, que además de ser japonesa, conocía bastante acerca del tema.
Según esa persona, durante los años de la Segunda Guerra Mundial, en Japón se prohibió toda música norteamericana, razón por la cual se escuchaba solamente la autóctona, óperas italianas y alemanas y el tango como expresión musical bailable.
Así nuestra música fue penetrando en el país y los japoneses acostumbraron sus oídos a ella. Luego, cuando en Argentina nuevos ritmos invadieron la escena y relegaron al tango, sus intérpretes buscaron nuevos mercados donde trabajar y así comenzaron las giras de conjuntos típicos al “Naciente Imperio”, obteniendo grandes éxitos desde el comienzo de esa nueva gestión, lo que avivó el gusto de los nipones y motivó – cada vez más – que excelentes embajadas tangueras nos representaran con mucho brillo.
Las compañías discográficas también colaboraron para que ese afianzamiento se formalizara, pues ante la pérdida del mercado local, encontraron en Japón una plaza ideal donde colocar sus producciones.
Nadie puede negar hoy, que tanto ese país, como la República hermana de Colombia, constituyen dos formidables baluartes tangueros, que solamente son superados por la pasión y el quehacer rioplatense.

VB: En una de esas fotografías veo el Parque Japonés, y en algún tango ¿por qué lo mencionan?
JPA: El tango “Garufa” fue compuesto en el año 1927 por Víctor Soliño y Roberto Fontaina, con música de Juan Antonio Collazo, todos ellos, integrantes del conjunto uruguayo llamado la Troupe Ateniense.
Según dicen, al hacer referencia la letra de Garufa a la conocida calle de Montevideo llamada “San José”, cuando se trajo el tema a Buenos Aires, se debió reemplazar esa expresión por otro que fuera comprensible para los porteños que desconocían la razón de tal término. Así se sustituyó “la calle San José” por “el Parque Japonés”.
Sin embargo en la letra conocida de Garufa, perdura aquella “Del barrio La Mondiola ….”, en clara referencia a la zona ribereña donde se conjugaba la bohemia, con actividades propias de una zona “non santa”; situación que tampoco era muy conocida en esta orilla.
Con todo, ya en la primera grabación que lleva a cabo, con acompañamiento de guitarras, el cantor uruguayo Alberto Vila el 2 de noviembre de 1928, se utilizan las palabras “Parque Japonés”, mientras que la versión que menciona la “calle San José”, es una muy posterior registrada por Nina Miranda; según la información que me suministrara el investigador Héctor Ángel Benedetti.
En cuanto al “Parque Japonés” al cual se hace referencia, es el que existió en Retiro, casi frente a la Torre de los Ingleses y que se quemó el 26 de de 1930 y que era una feria de diversiones, con juegos eléctricos, “kioscos de kermesse”, muy pobres espectáculos de variedades y donde también existía un salón de baile. El parque fue reabierto en 1939, pero esa es otra historia.

VB: ¿Qué tanto tango hay hoy en Buenos Aires en la actualidad?
JPA: Se llevan a cabo diariamente muchos “shows” de tango, la mayoría destinados a los turistas que nos visitan y que por lo tanto son presentados de especial manera. Para los porteños, el número de espectáculos existentes es menor, pero siempre se puede encontrar un reducto de neto corte tanguero.
Además, la música de tango invade la calle, frente a las “disquerías”, con el objeto de llamar la atención de los turistas e incitarlos a comprar CD que contienen viejos y nuevos repertorios.

VB: ¿Cómo miras lo que se puede llamar vanguardia tanguera o siguen primando los grandes compositores, los grandes cantantes y las grandes orquestas de antes como algo insuperable?
JPA: Si bien existe público para todas las manifestaciones, no se puede negar que en materia de tango, la gente se inclina por el estilo tradicional.
Sucede que está prácticamente generalizado el concepto de que la música de Buenos Aires se siente y por sobre todas las cosas, se baila. No creo en los pseudos innovadores que hablan de una música quieta de mi ciudad, porque los porteños somos todo andar.
Nerviosos, preocupados, ensimismados, ansiosos y retobados, vamos dibujando pasos de baile al caminar. Vale entonces conceptuar aquello de “En Buenos Aires se funden el transitar sensual de las “grelas”, con el andar cadencioso de hombres que se mueven al ritmo de la ciudad”.
Con todo, existe una vanguardia tanguera, que expresa su intención de renovar el tango, mediante la incorporación de formas más complejas y más elaboradas que las tradicionales, ejecutadas por formaciones heterodoxas.
Ante los frecuentes fracasos, sus cultores culpan de los mismos a “la mediocridad ambiental y a la “comodidad mental”, razones que sinceramente no entiendo. Y quienes los combaten dicen que esa música que pretenden imponer los vanguardistas no es sincera y trasunta un modernismo forzado.
Yo, sin combatirlos formalmente, me encolumno en ésta última posición.

Victor, para finalizar te diré, que si bien la nostalgia es tristeza exterior y alegría interior, no es menos cierto que “ella” es el precio que nos cobra la vida por habernos permitido transitarla, mucho tiempo más que el esperado.

23 comentarios:

Roberto dijo...

Bien por ese gran señor, tanguero, gardeliano y amigo como lo es José Pedro Aresi. Defensor acérrimo y con argumentos, no con insultos, de sus convicciones. Un deleite leer esta entrevista y sus crónicas en www.buenosairesantiguo.com.ar

Roberto Uribe

Orlando Londoño dijo...

Estoy de aceurdo con don Rberto Uribe, Aresi es un señor del tango.

Aníbal Fernández dijo...

Muy bueno todo José Pedro , del principio al final, mejor imposible !!!

¡FELICITACIONES! junto a un abrazo tanguero
Aníbal

Alberto Conti dijo...

Alberto Conti: Che, lo mejor de la suerte. Sin enigmas ni oscuridades, siempre claro y porteño

Amalia Rodriguez dijo...

Me encantó José Pedro el saldo que deja la entrevista. Admirar su manera simple de decir y su memoria...

Un beso
Amy

Armando Letti dijo...

Bueos comnetarios, buenas conversacioes, buenos personajes, Todo aqui esta disponible para un banquete. Felicitaciones a ambos conversadores.

Héctor Rebasti dijo...

Jose Pedro, como no podìa ser de otra forma, de la que nos tiene muy acostumbrados con palabras claras, conceptos precisos y muy buena memoria, nos hizo recorrer parte de ese hermoso pasado porteño que tuvo la suerte de vivir.- Muy claro todo.-

Mi agradecimiento a Ud. y al periodista Victor Bustamante, de la querida tierra Colombiana, que nos permtiò poder tener este hermoso recuerdo para nuestro archivo.-

Gracias, Josè Pedro, UN ABRAZO.-

Héctor Rebasti

Miguel Belucci dijo...

¡Isa … Aresi , un gotan está sonando para vos¡

Sos el último arrabalero que le queda al tango, el único representante que le dio linaje a una danza que nació con el estigma de los cien barrios porteños.

Mamaste a la GUARDIA VIEJA, en charlas (mano a mano) con los grandes maestros del tango. Tallabas en los cafetines de un barrio, te pusiste el GOTAN al hombro, en la luna secreta...pero llena...que se derrama sobre los arrabales. Te siguen en el feca, en el trabajo, en el bodegón, en el club, en el bondi, en la casa...

Tu academia fue la propia "yeca". La barra del Café de TODO TANGO te felicita por la CONVERSACION CON TANGO EN MEDELLIN.
Más que el relato de una vida, SOS EL TESTIMONIO Y CRÓNICA DE UNA ETAPA INOLVIDABLE DE AQUELLA BUENOS AIRES. (“Buenos Aires del 40...si te dejaran volver...”, como dice el tango)

La barra del Café DE TODO TANGO, para el bohemio rantifuso, con mucha "yeca" y demasiada noche...¿ Isa ¡ ... (tenés mas noche que la luna), para el muchacho que era (...y es...¡VAMOS TODAVIA!) decidor y encarador, que este "CHANSONIER"... CAPO DEL TANGO...se ponga bien "JAILEIFE" y salga a bailar un GOTAN con la elegante PAPIRUSA...¡ Isa ¡ dequerusa...(...la VIDA es un TANGO…. pero “hay que saberla bailar”...)

Esta es la barra de la mesa del Café de TODO TANGO, que siempre te sigue, CON TODO CARIÑO, rindiendo homenaje a UN GRANDE DEL TANGO.... para vos.... JOSÉ PEDRO ARESI... iii SALUTE LA BARRA !!!

iVIVA EL TANGO!

UN ABRAZO TANGUERO ….. AL COMPAS DE UN TANGO...AL COMPAS DE UN CORAZON...

HASTA EL PROXIMO TANGO
.

Juan Carlos Esteban dijo...

Querido Pedro, lo estoy leyendo en una localidad uruguaya - Quebracho - cerca de Salto. Estoy seguro que la generación “charrua” contemporánea nuestra, sentirá la misma emoción que me embarga al revivir aquella época inolvidable. Es tu oficio y en eso sos un maestro. Envidio tu archivo mental. No puedo discutir tus gustos y preferencias, porque no me da el cuero. Felicitaciones.
Juan Carlos

Anónimo dijo...

Está visto que lo que este individuo defiende con insultos en otros ámbitos no es tenido en cuenta ni por el entrevistador ni es mencionado por él en este reportaje.
Evidentemente sólo destila su veneno en páginas amigas. junto con los envenenados artículos de quienes lo secundan (o él secunda?)
Un don nadie, que pase el que sigue.

Adolfo Rolando Martinez Carrillo dijo...

Es evidente por el comportamiento en este Blog de determinadas personas, que el anonimato es sinónimo de cobardía y la envidia una equivalencia de la ignorancia. De lo contrario no se podría pensar en ciertas desdichadas intervenciones. que provoca la envidia.La entrevista a don José Pedro Aresi es una muestra cabal del recuerdo natural y espontáneo.
En los años que llevo leyendo al señor Aresi no he percibido en él, la generación de insulto alguno, por más que siempre ha defendido con rudeza sus convicciones y ha luchado contra la mancillación del nombre de Carlos Gardel.El hombre habla cuando corresponde hacerlo y si no se lo proponen, calla por respeto a quién lo ha felizmente convocado.Su clara apreciación acerca de que Gardel fue un indiscutible artista polifacético y su referencia a su veta de compositor, incluye ideas propias y no palabras repetidamente copiadas de otros autores. Don José Pedro dice lo que él siente.

Pocas veces se ha remarcado con clara expresión que “Hoy en día, en cualquier espectáculo artístico-musical es común escuchar, como obra principal de ejecución o como música de fondo que embellece el entorno, canciones y tangos compuestas por nuestro querido Zorzal.”

En cuanto a los otros temas sobre los que fue invitado a hablar, también se nota una singular propiedad de lenguaje. Es por ello que deseo dejar expresado aquí mis felicitaciones al señor Aresi y pedirle al periodista Víctor Bustamante que no ceje de interrogar a tan claro dicente.

Adolfo Rolando Martinez Carrillo

Cecilia Velez dijo...

Aqui hay un Buneos Aires personal, una ciudda presente y viva y un tango que la define.

Horacio dijo...

La grandeza de José Pedro está más allá de cualquier ataque, anónimo o no, provenga de donde proviniere. Varias tenidas mano a mano sobre temas de tango (autores, intérpretes, estilos de baile, o lo que fuere), llevadas con la altura que lo caracteriza, me llevan a dar gracias a Dios por haberlo cruzado en mi camino, compartiendo mesas de asados y/o café, con nuestro amado tango como eje. Esta entrevista es una muestra más de su calidad humana y el bagaje de sus conocimientos.
Gracias por tu amistad, querido José.
Un abrazo tanguero.
Horacio J. Prestamo

Carlos C. Perrotta dijo...

CLARIDAD, PODER DE SINTESIS Y CONOCIMIENTO PROFUNDO ES LO QUE EMANA DE LOS DICHOS DE ARESI, VERDADERO CAPO TANGUERO.

EN CUANTO A ANONIMO/A, YA SABEMOS BIEN DE QUIENES SE TRATA Y NO FIRMAN LO QUE DICEN PORQUE ESCOMDEN EN SU RABIA LA VERGÜENZA DE LA DERROTA.

UN ABRAZO AL AMIGO ARESI Y UN GRACIAS POR SU PETIT CATEDRA.

CARLOS PERROTTA.
(El Cazador de Canguros)

Hebert Fayet dijo...

Algunas personas,como en el caso del Sr.Aresi, tienden a pensar que sus creencias sobre el Gardel francès son universalmente ciertas y esperan que los demás las compartan.

No se dan cuenta que el sistema de creencias y valores es algo exclusivamente personal y en muchos casos muy diferente del de los demás.

Yo creo que Carlos Gardel naciò en Uruguay, pero en mi caso no espero que todo el mundo comparta mi manera de pensar.

Por lo tanto no insulto ni apoyo,como lo hace Aresi en un conocido sitio de tango, a personas que no piensan como yo.
Hebert Fayet.

Hebert Fayet dijo...

Algunas personas,como en el caso del Sr.Aresi, tienden a pensar que sus creencias sobre el Gardel francès son universalmente ciertas y esperan que los demás las compartan.

No se dan cuenta que el sistema de creencias y valores es algo exclusivamente personal y en muchos casos muy diferente del de los demás.

Yo creo que Carlos Gardel naciò en Uruguay, pero en mi caso no espero que todo el mundo comparta mi manera de pensar.

Por lo tanto no insulto a quienes no piensan como yo ni apoyo a quienes lo hacen,como lo hace Aresi en un conocido sitio de tango.
Hebert Fayet.

José Pedro Aresi dijo...

No me he referido en mi conversación con el señor Bustamante, al origen de Carlos Gardel porque nada se me ha preguntado al respecto; si bien muy pocos pueden ignorar mi posición respecto de tal situación.

Siempre he proclamado que Gardel nació en Francia y se hizo luego ciudadano argentino por convicción y sentimiento.

Ello me ha valido ser insultado y vilipendiado por algunos seres que no tienen respuestas probadas para oponerse a mi pensamiento.

No hago nombres porque para conocerlos, basta con leer los comentarios vertidos en varías páginas de este Sitio.

Pero olvidemos esto y reparemos en la aparición en escena de nuevas situaciones, que debemos aprovechar sí o sí, para poder arribar a la VERDAD HISTÓRICA.

Es importante entonces, hacer en estas páginas, un llamado a la comprobación de la identidad de un Zorzal, que ha sido puesta en duda por algunos sectores de la sociedad uruguaya.

La presentación del señor Gonzalo Vázquez Gabor, como descendiente de Carlos Escayola, coloca a esta persona, joven e inteligente, en condiciones de poder salvar todo inconveniente, error o falta de resolución, respecto a poder peticionar con autoridad y legitimidad la realización de un ADN que vincule la persona de Carlos Gardel, con la de su antepasado.

Por lo tanto debemos celebrar y aprovechar esta oportunidad, bregando para que todos los gardelianos, “Urbi et Orbi”, dejemos de lado los recelos y nos unamos para convencer – con el mayor respeto - al señor Gonzalo Vázquez Gabor que.haciendo gala de su condición, se presente ante las autoridades a exigir, en defensa de su propia identidad, la realización del correspondiente ADN a los restos de Carlos y de las personas pertinentes.

Me agradaría también que quienes participan de una creencia distinta a la mía, hicieran lo que yo hago y publicaran su firme decisión de ayudar a que se arribe a la verdad.

Estamos camino a encontrar el eslabón que permita acabar con las dudas que algunos profesan y hacer valer la VERDAD HISTÓRICA.

Veamos entonces, quien toma la iniciativa y valoremos las posteriores reacciones que ello genere.

Néstor Noval dijo...

Estoy encantado con tus notas de siempre, pero esta "conversación" con el periodista colombiano me resultó muy buena.
Te felicito por la memoria, el modo de decir y fundamentalmente por tu amor por Buenos Aires, que
se percibe a lo largo de toda la charla. Qué importante que gente como vos, no escatime valioso tiempo y no se guarde nada para que los más jóvenes, sobre todo, conozcan y puedan disfrutarlo. A los viejos nos ayudas a recordar , cuando no redescubrir y también conocer.

José, lo bueno siempre queda

Te mando un abrazo y hasta pronto.

Eduardo Antúnez dijo...

¡Gracias por hacerme partícipe de esta "Conversación..." tan rica en espíritu tanguero como en cultura general! Con artesanos de la pluma como Aresi, el tango tiene asegurada una presencia internacional creciente. Las agraviantes expresiones anónimas solo esconden cobardía, y seguramente quienes las vierten son víctimas, mas que victimarios, de su propio veneno.

Curso intensivo - CARLOS GARDEL - INVESTIGACIÓN, MITOS Y VERDADES DE SU BIOGRAFÍA - 1882 – 1911 dijo...

El 17 de Julio de 2010 se realizará un curso sobre la biografía de Garlos Gardel entre 1882 y 1911, a cargo de la investigadora argentina Martina Iñiguez.
Se trata de un gran esfuerzo para acercar la verdadera historia del ídolo a aquellos gardelianos a quienes les interesa conocer al hombre del que surgió el cantor.
La investigadora probará entonces, con documentos, la falsedad de la "Historia Oficial" que quiso convertirlo en francés para apropiarse de su herencia.
Estará presente el investigador Ricardo Ostuni, avalando con su presencia, la imparcialidad del debate que se realizará al finalizar la exposición.
Pueden ver el curso, que tiene una duración de 6 horas, y participar de él varias personas, reuniéndose con una sola inscripción, lo que hace que el costo resulte ínfimo.

Pueden participar de él desde alguna Asociación o club.
Los temas a tratar serán los siguientes:

Módulo 1: 1882 - 1893
Dos versiones de su origen.
Toulouse y Tacuarembó. Los Gardes y los Escayola.
Publicaciones anteriores y posteriores a su muerte. La edad de Gardel.
Falsos testimonios, fantasías, ocultamientos.

Módulo 2: 1893 - 1911
Fotografías de infancia – escolaridad.
El prontuario de 1904.
La documentación oficial de Carlos Gardel.

Módulo 3: 1911 - 2010
La tragedia de Medellín.
El testamento Ológrafo.
La polémica – ADN.
Cronología.
Conclusiónes y debate.

Informes: http://www.artes37.com.ar/gardel.html

vito juan dijo...

Sr.Jose Pedro Aresi,lo felicito por su memoria y por la forma de decir las cosas,yo tambien soy porteño y transite el centro desde 1945,para mi no queda casi nada,por no decir nada de mi Buenos Aires querido,y estoy seguro,como UD.que Gardel nacio en Francia,lo de Uruguay no se sostiene con nada,muy buenas sus respuestas. Vito Juan Mineo

PEDRO ARBOLEDA JARAMILLO dijo...

El anciano ARESI, quien recibe dinero de Juan Carlos Esteban para insultar a todo aquel que diga que Gardel es uruguayo, debe estar preparando sus insultos (pues es lo único que sabe hacer) ahora que los uruguayistas por fin consiguieron convencer a la gente de Wikipedia de que la biografía de Gardel que ofrecían tendía a favorecer demasiado a la "Historia Oficial". De momento, las modificaciones introducidas por los uruguayistas ahí siguen.

El actual puede verse entrando a :

http://es.wikipedia.org/wiki/Carlos_Gardel

Además del cambio se introdujeron "Referencias" a las páginas que hablan de la teoría uruguayista.
Si a los francesistas les molesta la nueva versión, tendrán que aceptar la "discusión".
PEDRO ARBOLEDA JARAMILLO

Roberto Uribe dijo...

Lo de Aresi muy lindo, muy lindo, muy lindo

Roberto Uribe