lunes, 10 de abril de 2017

ASDRUBAL VALENCIA / El tango en la literatura y la literatura en el tango


.. . .. ..

ASDRUBAL VALENCIA / 
El tango en la literatura y la literatura en el tango

Víctor Bustamante

Asdrúbal Valencia se ha propuesto una labor titánica:  analizar desde diversos aspectos la presencia que ha jugado el tango desde sus inicios, pasando por diversidad de cantores , de letristas, de orquestas , para ello en su investigación, El Universo del Tango, ha buscado, ha descrito con una paciencia digna de un investigador consuetudinario el papel que esta música ha tenido desde sus orígenes y  ha situado el valor de los cantantes y de compositores.

Pero ahora en su libro, El tango en la literatura y la literatura en el tango, su autor se desliza hacia una reflexión más precisa un tópico que es esencial al desarrollo de ese aire, ya que no solo el tango posee influencias de la música clásica sino que también al mezclarse con la literatura para que lo exprese se ha adentrado en la poesía como una manera de crear una manera de ver la existencia que canaliza esas dos propuestas: la música clásica y la poesía para darnos su expresión. De ahí que en esas letras elaboradas y llenas de poesía existan nombres que son imprescindibles Catulo Castillo, Homero Manzi, Enrique Santos Discépolo, , José María y Pascual Contursi, Horacio Ferrer. Incluso en una antología de poesía argentina el nombre de Homero Manzi fue considerado imprescindible y fue nombrado al lado de poetas de renombre.

Pero hasta ahí no solo se mantiene esa relación perdurable en el tango y la literatura. Sabato fue todo un analista de la presencia del tango, Borges, que amaba más las primeras letras de tango y  las milongas, fue musicalizado por Piazzolla y Jairo en algunos de sus poemas. En Rayuela de Cortázar mantiene el pulso del tango durante su vida parisina. Y un sociólogo de fuste como Juan José Sebreli lo analiza en su papel junto a la vida cotidiana de Buenos Aires.
Incluso en Colombia Mejía Vallejo, Cruz Kronfly y Darío Ruiz Gómez le dan su presencia. Pero hay un caso que le llamado la atención Cabrera Infante anotaba que el tango al ser tan literario perdía ese sentido de emoción que dan las canciones sencillas. De todas maneras el tango aun da para mucho, y Asdrúbal Valencia con sus libros, investigaciones y reflexiones nos abre ese mundo diverso.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Mala noticia: Javier Ocampo sale de la Casa Cultural del Tango Homero Manzi y se acaban reuniones de la Asociación Gardeliana, allí. Lo que no está claro es si el negocio sigue o vendió el local.