sábado, 23 de julio de 2011

Ricardo Ostuni



















.


.
Ricardo Ostuni
Víctor Bustamante

......................................................................................A Luciano Londoño.

Conversar con Ricardo Osten es sentir que ésta no ha perdido su sentido y su peso especifico, es decir, la conversación se vuelve creativa, e insospechada ya que aparecen meandros, especulaciones, laberintos donde se enriquece el habla; aquí el habla denota que es una presencia y esa presencia es Ostuni.
Aquí hay una aproximación sobre esa relación entre tango y literatura. Siempre es conocida esa interacción entre ambas, a pesar de que cada una posee su campo determinado, pero ambas se acercan de una manera mutua para después alejarse, pero ambas, al mismo tiempo, enriquecen el patrimonio cultural. Una buena letra con una buena música crea una gran canción, en este caso un tango.
También es digno mencionar la relación entre letristas de tango y nada menos que poetas una extraña simbiosis: muchos grandes poetas nunca fueron grandes letristas. Es paradójico que quien maneje la palabra en el sentido de encontrarle otros significados, una música secreta, nunca hayan sido grandes letristas.
De todas maneras ambos se encuentran en ese lugar, la música, aportan sus letras a algunos tangos aunque en la mayoría los letristas de tangos, podrán ser algo superfluos, algo banales pero en esa banalidad existe algo que compagina con la música ya que una letra muy estructurada de un poeta verdadero es difícil que encuentre una buena música, hay como algo artificioso. Por eso llega el momento en que nunca se encuentran y más bien se repelen.
Cuando me refiero a grandes letristas son aquellos que nunca llegaron a tener el reconocimiento de ser grandes poetas. Un gran letrista como Homero Manzi con toda su dignidad y con todo su tesón y mirada a Buenos Aires nunca se podría equiparar al genio de la calle Maipú: Borges. Es mas Borges creó una literatura e influyó a todos escritores y lectores, Homero Manzí como letrista es de una sensibilidad suprema: ambos brillan como soles majestuosos. Es como si de una vez los letristas de tangos asumieran ese poder de captar los sentimientos populares y los definieran con sus palabras.
En esta conversación aparecen Almafuerte, Macedonio, Carriego, Sábato, Homero Manzi, Ben Molar, Gardel y por supuesto el gran Borges, junto a tangos desconocidos y a otros que tenemos cerca.
Faltaron temas por abordar: la Academia Porteña del Lunfardo, ese hombre mítico tan mencionado por Borges: Xul Solar, las calles de Buenos Aires, qué significa ser porteño, y sobre todo la obra ensayística y poética del propio Ostuni.
Cierto, Ostuni nos trajo una presencia del tango, Buenos Aires, sus historias, su literatura, pero sobre todo su inteligencia, su amistad.
….

Nota Bene: Esta conversación fraccionada en siete partes puede verse completa en Youtube

.


.


.



Irma Ocampo, Héctor Agustini, Ricardo Ostuni, Victor Bustamante y Jaime Jaramillo Panesso en la Casa Gardeliana.



.



.
Riardo Osatuni y su esposa, y junto a ellos Viviana Posada la camarografa de Babel-tango.